pto

CUANDO LA ESPECULACIÓN LE GANA A LA PRODUCCIÓN: PROCREAUTO

Por Diego Ostroff (*)

La actual crisis internacional, iniciada en el 2008, dificulta el escenario de crecimiento económico argentino y sobre todo en el sector automotriz, principal generadora de puestos de trabajo formal y estable.

En lo que va del año se produjo una brusca caída de la demanda en el sector, tanto en el mercado interno como el externo. En base a esto, las empresas automotrices comienzan a amenazar con suspensiones de trabajadores (cargando con el peso negativo que esta acción implica) para presionar al gobierno y lograr beneficios con ello.

A consecuencia de esto, el Gobierno Nacional lanza el programa Pro.cre.auto. en acuerdo con las principales empresas de automóviles, concesionarias y el Banco Nación con el objetivo de promover la industria automotriz y así evitar suspensiones de trabajadores ante una eventual caída de la demanda interna y de las exportaciones por un menor consumo de Brasil, el principal socio.

El plan consta de una financiación a 60 meses con una tasa del 17% o 19% según sean clientes o no del Banco Nación (que actualmente presta a una tasa del 32 y 36 % respectivamente) con un tope de $120.000 o el 90% del valor del automóvil. Al plan acuerdan entrar seis marcas aportando 26 modelos diferentes, con un precio competitivo y congelado por la vigencia del plan, que es de tres meses.

El propósito del plan no solo es evitar la suspensión de trabajadores sino también aumentar la demanda en el mercado interno posibilitando el acceso a muchas personas a un auto 0KM. Presentando ingresos familiares netos de $12.000 pueden acceder al tope, a los $120.000.- con una cuota aproximada de $3750 para no clientes. El tramo 1 del plan se puso en vigencia y se lograron contabilizar 18.553 operaciones por un monto de $1.800.665.959. [1]

A simple vista, el número no parece tan importante y se puede pensar que no despertó gran interés en la población, pero la realidad indica que el número no es mayor por decisión de las empresas automotrices, quienes priorizaron la especulación ante una eventual devaluación y/o subida de precios de los automóviles tratando de ganar más produciendo menos. Por más que desde el gobierno aseguran que no van a devaluar, los empresarios parecieran no perder las esperanzas y siguen presionando para que el rumbo económico del país gire en torno a que estos puedan obtener mayores ganancias. No se explica de otra manera las suspensiones de trabajadores, ya que si el motivo era por falta de demanda, la demanda apareció. Pero esquivaron aumentar la producción, tratando de lograr mayores ganancias con otros métodos perjudiciales para la sociedad, como es la especulación.

En la Zonal Liniers del Banco Nación, que abarca 23 sucursales de la Zona Oeste de Buenos Aires se aprobaron 1294 solicitudes de crédito de las cuales solo se contabilizaron 753[2]. Es decir, solo el 58% de las operaciones aprobadas por el banco fueron concretadas, el 42% restante sigue a la espera de que el automóvil aparezca. El motivo que manifiestan los clientes es la falta de stock, solo de los automóviles dentro de la nómina del plan. Numerosos clientes han manifestado que las mismas le ofrecen una financiación propia (más costosa) de otros modelos aprovechando el envión de demanda que generó el ProCreAuto.

En la concesionaria me dijeron que me olvide que me vendan el auto al precio del plan Pro Cre Auto” cuenta Emilse, “Me dijeron en la concesionaria que no me podían respetar el precio del ProCreAuto, que me iban a cobrar diez mil pesos más de gastos de comisión para compensar” me cuenta Mariana. “Llamé a todas las concesionarias de Capital Federal y me dijeron que no tenían el modelo que buscaba” verbaliza Sergio. Por otro lado Magalí me cuenta su experiencia “Trataron de demorarme la entrega esperando a que se venza el plazo del plan. Me dijeron que no tenían el auto tras  haberme tomado la seña, luego los amenacé diciendo que había hablado con Defensa al consumidor y al rato me llamó el gerente diciendo que tenían el auto”.

Les recuerdo que para todos aquellos a los que la concesionaria incumplió las pautas acordadas en su perjuicio pueden llamar al teléfono 0800-666-1518 que habilitó la Secretaría de Comercio para formalizar la denuncia y dar lugar a la intervención de la autoridad de aplicación.

En conclusión, no solo depende de la intervención del Estado el sostenimiento del empleo si no que la sociedad necesita un empresariado que produzca rentabilidad teniendo una responsabilidad social real y no sólo como estrategia de Marketing, dejando de lado la especulación para dar lugar a la producción. Esto posibilitaría que estas intervenciones activas sean efectivas y lograr así un mayor crecimiento económico con inclusión social, en donde no solo se beneficiaría la clase trabajadora sino también los propios empresarios que actualmente boicotean el plan generando su propia pérdida.

(*)

Lic. En Relaciones del trabajo – UBA

Maestrando en Ciencias Sociales del Trabajo – UBA

Empleado Banco Nación

[1] Fuente: Estadísticas Banco Nación

[2] Fuente: Estadísticas Zonal Liniers, Banco Nación

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s