ee

Ensalada de frutas en agenda

Por: Nicole Moscovich

El próximo posteo no está dedicado a ningún partido en particular. Si existe parecido con la realidad es pura coincidencia.

Cuando uno se pone a contemplar el panorama venidero, viendo que se avecinan las elecciones el año entrante, comienza a dudar acerca de quiénes serán los que se van a estar postulando.

Inmediatamente empieza a indagar acerca de los diferentes partidos que provee el mercado, una gama que va de izquierda a derecha pasando de los extremos a las mayores ensaladas de fruta.

Y me voy a detener en lo que yo llamo ensalada de fruta, aplicado a la política, obviamente.

Muchas veces se ve el fenómeno de la “alianza” entre partidos, donde partidos, en la mayoría de los casos, menos radicalizados ideológicamente se unen con otros de ideología diferente para poder acaparar una mayor cantidad de votos provenientes del electorado.

A veces estos partidos tienen una identificación ideológica fuerte, sin embargo el afán por llevarse los votos es más grande que sus convicciones y terminan aliñándose* hasta con partidos totalmente opuestos para poder ser una fuerza mayor a la hora de competir con los otros.

(no voy a caer en la tentación de escribir sobre lo que ocurre en la mayoría de estos casos en la Argentina)

Es difícil hablar de estas alianzas en términos de partidos políticos ya que estos, por definición implican “… una asociación de individuos unidos por compartir intereses, visiones de la realidad, principios, valores, proyectos y objetivos comunes…” . En este tipo de alianzas es difícil ver esto ya que son una mezcla de líderes con ideologías diferentes, proyectos diferentes, que emergen a partir de la necesidad de acaparar al electorado para poder tener participación en las decisiones que se toman a nivel gubernamental.

Ahora, ¿es esto lo que buscamos en nuestros representantes? Ante decisiones que deben tomar en conjunto, ¿cómo se ponen de acuerdo? Teniendo en cuenta que sus bases de ideas o teorías son diferentes. Si dijéramos que en la alianza C la conforman políticos del partido A y del B siendo del A de derecha y B de izquierda, se entiende que uno va a tender hacia políticas sociales y protección del estado en temas económicos mientras que el partido A va a tender hacia un libre mercado y una incidencia menor por parte del Estado en asuntos de economía. ¿Pueden imaginarse el calvario puertas para adentro a la hora de votar un proyecto?

Es muy importante a la hora de votar a este tipo de “no partidos” tener en cuenta estas cuestiones, ya que no son menores. Si pretendes que te representen pero cada uno de los integrantes sigue una línea diferente no va a haber consenso. Si la historia hablara podríamos ver miles de estos casos, pero no es la idea de este artículo.

Propónganse pensar en esto, amplíen, indaguen, interróguense. Votar implica conciencia, evalúen a la hora de votar qué es lo que buscan para su país. No piensen en términos de voto negativo, es decir el voto castigo u opositor.

Después de todo, todos deberíamos tirar para el mismo lado y hacer que hagan.

*El aliño es la mezcla de especias y otros condimentos con el fin de realzar o potenciar el sabor de algún producto, como una ensalada… En esta ocasión se usa de modo adrede para suplantar la palabra “alinearse” de forma irónica.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s